Te indicamos cada cuánto tiempo cambiar la almohada de tu cama. Es recomendable hacerlo para lograr un óptimo descanso y que sea de garantía.

 

Contar con una almohada que se adapte a tus necesidades es vital para garantizar la calidad del descanso. Ya que permite que la espalda se mantenga totalmente recta. Y que tanto el cuello como la cabeza estén relajados y en una postura natural.

En otras palabras, además de dormir a pierna suelta, su uso previene la aparición de dolores en las cervicales y otras molestias similares. Por lo tanto, es muy importante que mantengas tu almohada en perfectas condiciones. Y la sustituyas al primer signo de desgaste.

 

¿Cada cuánto cambiar la almohada?

Como puedes imaginar, las almohadas no duran para siempre y deben cambiarse cada cierto tiempo. Puede que su aspecto exterior sea bueno, pero con el uso van perdiendo su rigidez y otras propiedades. Además, en esta superficie tienden a acumularse los ácaros, las células muertas y la humedad propia del sudor. Que provocan malos olores y disminuyen el confort.

Es complicado establecer una fecha determinada, ya que depende de tus características personales, el mantenimiento y los materiales de la almohada. Pero, por norma general, la mayoría de los fabricantes recomiendan cambiar las almohadas de fibra de poliéster o de pluma sintética cada 1 o 2 años.

Con materiales de mayor calidad la vida útil aumenta. Por ejemplo, las almohadas de espuma de polietileno o de viscoelástica duran de 2 a 3 años. Mientras que las almohadas de látex, que se caracterizan por su resistencia, pueden llegar hasta los 4 años.

 

Mantenimiento de la almohada

Es posible aumentar el tiempo de uso de tu almohada con unos simples cuidados. El más sencillo de todos es comprar una funda protectora para la almohada. Así impedirás que la mayor parte del sudor, el polvo y las bacterias lleguen a los tejidos internos.

Si observas cualquier mancha, por pequeña que sea, límpiala cuanto antes. Ya que si dejas pasar el tiempo será mucho más complicado eliminarla. Y mantén la costumbre de lavar la almohada con cierta regularidad, mínimo dos veces al año. Así como la funda, como poco una vez por semana.

También es buena idea que sacudas con fuerza la almohada cada mañana, para así prevenir la acumulación de la suciedad. Además, en caso de rellenos de plumas o fibras, contribuirás a devolverle su forma original.

Aquí te damos varios consejos para limpiar las almohadas.

 

¿Cómo saber que ha llegado el momento?

Además de la vida útil que hemos visto más arriba, existen otros indicativos que nos avisan del desgaste de una almohada. El primero es la pérdida de firmeza, que hará que se vuelva más blanda. Esto repercutirá negativamente en tu comodidad. Así que compra una nueva inmediatamente si sientes dolores de espalda o te levantas cansado por las mañanas.

También es aconsejable revisar la almohada de vez en cuando, para ver si tiene algún bulto o se le está escapando el relleno por un descosido. Y fíjate si tiene manchas amarillas provocadas por los cosméticos o la humedad. Ya que pueden provocar reacciones alérgicas en la piel. E incluso problemas respiratorios si se acumulan demasiados ácaros.

Ya sabes cada cuánto tiempo cambiar la almohada, ¿ha llegado la hora? Pues entra en CholloColchón y encontrarás la mejor selección de colchones, almohadas, fundas y todos los complementos que necesitas para un descanso excepcional. Fabricados con materiales de la mejor calidad y a un precio sin competencia en el mercado.

× ¡Pregúntanos!