La vida útil de los colchones suele estar entorno a los 10 o 12 años, dependiendo de la calidad del modelo y nuestras características personales. Sin embargo, si llevamos a cabo un mantenimiento adecuado es posible disfrutar de ellos durante mucho más tiempo. En la entrada de hoy os vamos a mostrar los mejores consejos para alargar la vida de tu colchón.

 

¿Quieres alargar la vida de tu colchón? Dale la vuelta

Normalmente dormimos siempre en la misma parte del colchón, provocando que la zona se deteriore rápidamente en comparación con el resto. Para evitarlo, hay que darle la vuelta al menos cada 4 meses. No obstante, algunos colchones tienen caras distintas, como los modelos de invierno y verano. Tenlo en cuenta a la hora de comprarlos.

 

Elimina la suciedad

Con el día a día, el colchón acumula suciedad que propicia la aparición de ácaros, hongos y bacterias. Además de afectar a la calidad de nuestro descanso, son perjudiciales para la salud. Nuestra recomendación es que cada 15 días elimines el polvo del colchón con ayuda de una aspiradora. Ten cuidado de no ponerla en contacto directo con la superficie, ya que la fuerza de la herramienta podría dañar el tapizado.

 

Déjalo respirar

No es buena idea hacer la cama justo después de levantarnos. De esta forma, estamos impidiendo que el colchón se airee y favorecemos que los malos olores se impregnen. Por el contrario, si esperas unos minutos permitirás que se elimine la humedad acumulada durante la noche.

 

Usa fundas protectoras

Las fundas protectoras o cubre colchones son imprescindibles para que nuestros colchones se mantengan en perfecto estado. Previenen la acumulación del polvo y el sudor, manteniendo a raya al moho y los ácaros. Es mejor que elijas un modelo impermeable, especialmente si tienes niños pequeños en casa o personas mayores con cuidados especiales.

 

¿Cuándo debo cambiar mi colchón?

Aunque sigas todos estos consejos, tu colchón no durará eternamente. Ya que los materiales se van deformando con el uso y afectan a la calidad del descanso. Por lo tanto, no dudes en renovar tu colchón si notas molestias al dormir, tu sueño se interrumpe con frecuencia o te levantas con sensación de cansancio. No hacerlo puede tener graves consecuencias para tu salud.

 

Créditos Imagen