Nuestro ritmo de vida actual apenas nos deja tiempo libre para nada, en ocasiones ni siquiera para descansar correctamente. Sin embargo, esto puede tener consecuencias muy serias para nuestra salud a largo plazo.

Para que te hagas una idea, descansar correctamente es tan importante como hacer ejercicio o llevar una dieta equilibrada. Por ello, en la entrada de hoy vamos a mostrar unos consejos para dormir bien. Y también hablaremos de los beneficios que esto conlleva para la salud.

 

¿Qué pasa si no descanso bien?

Si te acostumbras a no descansar adecuadamente, esto tendrá consecuencias muy negativas en tu estado físico y mental. Te levantarás sin fuerza por las mañanas, estarás más irritable y te costará concentrarte.

Puede afectar a tu salud, propiciando el desarrollo de enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión. Y también es un factor de riesgo para la apnea del sueño, problemas cerebrovasculares, hipertensión, sobrepeso o infartos de miocardio. 

 

¿Qué debo hacer para descansar correctamente?

Pasamos un tercio de nuestras vidas encima de una cama, por lo que es esencial cuidar la calidad de nuestro descanso. En este sentido, dormir las horas necesarias con unos horarios fijos va a ser muy beneficioso. Nuestro corazón gozará de una salud excelente y nos sentiremos llenos de energía.

 

¿Cuántas horas?

Eso depende de las características de cada persona. Pero para hacernos una idea, los especialistas aconsejan descansar entre 7 y 9 horas diarias. Es indispensable que elijas un colchón de calidad, así como una almohada que te resulte muy cómoda. El dormitorio también debe ser confortable, con ausencia de ruidos o luces que puedan molestarte.

No tomes bebidas estimulantes. Y acostúmbrate a cenar pronto, para que así no tengas digestiones pesadas. Leer antes de dormir es un hábito muy recomendable. Pero hazlo en libros físicos o e-books. Nunca en tablets, teléfonos móviles y otras pantallas que emiten pulsos de luz. Ya que se ha comprobado que estos dispositivos interfieren en los ciclos del sueño.

 

Créditos Imagen: Prevint